Curiosidades

Creación desde el vacío: la música y su cualidad mistérica de despertar nuestras emociones

silence

(Nota SvsC: Para quienes seguís el trabajo de N. Haramein, repito, “creación desde el vacío“.)

¿Por qué la música, aunque parece no estar hecha de lenguaje, es capaz de anudarse a los significantes que llevamos con nosotros y despertar vívidas reacciones emotivas?

La música es, posiblemente, la más misteriosa de las artes conocidas, misteriosa en ese sentido profundo que apunta hacia lo inefable, las regiones últimas donde el lenguaje parece insuficiente y fútil y, en contraste, nos descubre, así sea por un instante, un universo donde lo absoluto es asequible.

Quizá por esta razón es tan difícil entender por qué la música es capaz de conmover a pesar de no estar hecha de palabras. Con estas, como ya lo teorizara Jacques Lacan, es más o menos evidente la relación que establecen con las palabras que llevamos con nosotros mismos y las cuales, cuando se les toca, cuando un verso, la línea de una novela, un diálogo en una película, la charla sostenida con un amigo, se enlazan directamente con nuestra cadena de significantes, entonces es más o menos comprensible que algo se remueva dentro de nosotros y suscite una reacción emotiva. Si, azarosamente, una persona nos habla de la misma manera que nuestra madre, si circunstancialmente y sin saber repite casi en todas sus palabras la frase que más recordamos de un amor perdido, si en una obra de teatro un personaje parece hablar como nuestro padre, sería inhumano que no nos conmoviéramos hasta las lágrimas y la desolación, que no atisbáramos la posibilidad de alegría y regocijo.

¿Pero por qué la música también es capaz de esto? Esa música que es, citando a Mendelssohn, Lieder ohne Worte, canciones sin palabras. ¿Qué hay en la música que aun sin participar estrictamente de los significantes lingüísticos de las emociones humanas, es capaz de echar raíces en los campos semánticos de estas y también generar frutos? ¿Por qué es posible imputar felicidad esperanzadora a la Novena Sinfonía de Beethoven, melancólica desolación a la Quinta de Mahler, cierta alegría gratuita y hasta un poco vana a varias piezas de Mozart, sensualidad al Prélude à l’après-midi d’un faune, si ninguna de estas parecen hechas de eso?

No sé si haya respuesta a esto. Mi juicio me hace pensar que los compositores son seres para quienes el mundo es esencialmente sonido. A diferencia de un pintor, un cineasta o un fotógrafo, para quienes la realidad está organizada visualmente, que encuentran dichas emociones en el acomodo geométrico de un escenario, en la luz de cierto momento del día que cae en un ángulo específico, los colores que dominan una escena, o los escritores que entienden su entorno en estructuras sintácticas y gramaticales, en la palabra precisa que define una coincidencia de circunstancias, en el adjetivo que se ajusta a una mirada en especial, los músicos ejercen la reducción de la complejidad del mundo a una escala sonora que lo exprese y lo cuestione, lo describa desde la perspectiva sumamente abstracta del ejercicio musical.

Quizá el enigma se deba en buena medida a esta última característica. En efecto: de todas las disciplinas mencionadas, la música es la única que no vemos ni palpamos, sino que solo sentimos y, por si fuera poco, existe únicamente cuando es interpretada. Es cierto que las grabaciones son ya cosa corriente, pero estas son un sucedáneo incomparable de ese momento en que el director mira por última vez a su orquesta antes de iniciar verdaderamente, ese instante en el que todo alrededor parece detenerse y que de algún modo hace recordar la Creación y el improbable vacío anterior justo a que todo comenzara a existir. No por nada, desde tiempos remotos y en diversas tradiciones, la composición musical ha sido metáfora de la génesis divina.

No vemos la música y sin embargo la sentimos en sus efectos. Terminamos de escuchar un concierto para clavecín de Bach y sentimos que amamos más la vida, o quizá no, quizá preferiríamos que todo se detuviera y acabara en ese mismo instante.

Puede ser que este sea un enigma propio de la neurociencia y también de cierto análisis cultural en torno a los mecanismos que operan el gusto estético y los recursos que se gestan en determinadas épocas para expresar la sensibilidad. ¿La capacidad de elección también es ilusoria en el artista que vive sumido en una época de manías y aversiones bien definidas, de maneras para hacer las cosas? Fuera del romanticismo, ¿qué hubiera sido de Chopin?

Como se ve, este es un texto hecho más de preguntas que de respuestas, algo que parece inevitable cuando se intenta raspar la pátina mistérica la música.

“De lo que no se puede hablar, hay que callar”.

Twitter del autor: @saturnesco

____________________________________________________________________

Nota SvsC: En lo que a mi se refiere, tiendo a escuchar bandas sonoras, sí, eso mismo, en las que puedo citar y recomendar para quien guste, compositores como, James Horner, Hans Zimmer, Alan Silvestri, Vangelis, Danny Elfman, Basil Poledouris, Jerry Goldsmith, John Williams, Edward Shearmur, Ryuichi Sakamoto, Tan Dun, Taro Iwashiro, Brian Eno, Tuomas Kantelinen, Thomas Newman, Howard Shore, etc  .

O bien en lo que se refiere a vídeo juegos y series, Nobuo Uematsu, Jack Wall, Mizoguchi Hajime, Noriyuki Asakura, Joe Hisaishi, Yoko Kanno, Kenji Kawai, Ramin Djawadi, etc.

Voy a poner algunas piezas musicales, olvidando muchísimas para representar a los compositores, evidentemente las pondría todas, no puedo elegir entre los compositores y sus piezas y decir cual es el/la mejor o peor, lo que percibo son diferentes maneras de expresión de creación, todas ellas perfectas, como la flor de cada árbol, como cada ser humano.

Piezas a escuchar

Meet Joe Black Soundtrack (That Next Place)

The 13th Warrior – End Credits.

Red Cliff Soundtrack–01. The Battle Of Red Cliff

The Thin Red Line (Journey to the line)

Tan Dun – Hero Overture

Spirited Away – Dragon Boy

BSO Enemigo a las puertas- 01 The River Crossing to Stalingrad

Prophecy Theme – Brian Eno – Dune Soundtrack

Escaflowne Original Sound Track – Dance of curse II

Mass Effect – Vigil

Final Fantasy XIII OST 62 – Mystery

Two Steps From Hell – To Glory

Last Samurai Theme – Red Warrior

Hans Zimmer – A Way of Life

Conan The Barbarian o.s.t. – 17 – Riders Of Doom

Blade Runner Opening & End Credits

Mongol Soundtrack – Beginning

Mongol Soundtrack – No Mercy

Nausicaä of the Valley of the Wind Soundtrack

K-Pax Grand Central Track

Edward Scissorhands – “Main Title”

Princess Mononoke – The legend of Ashitaka

Castle in the Sky Theme

REFERENCIAS

http://pijamasurf.com/2013/03/creacion-desde-el-vacio-la-musica-y-su-cualidad-misterica-de-despertar-nuestras-emociones/

Anuncios

6 pensamientos en “Creación desde el vacío: la música y su cualidad mistérica de despertar nuestras emociones

  1. Hola, buen dia!!!!…. el efecto de la Musica es la consecuencia de una frecuencia emitida que reacciona con la energia que sale de nuestros cuerpos, asi una fusion de tonos mayores provocara emociones alegres y al contrario en que una fusion de tonos menores nos inducira tristeza, la Musica es la representacion de la vida misma y afecta a todo ser viviente.

Dejar una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s